La historia de “la enfermera sin cabeza”, una tragedia de amor en el Hospital Arzobispo Loayza

¿Sabías que el fantasma de una enfermera ronda el Hospital Arzobispo Loayza? Conoce la tragedia de una mujer que no soportó la muerte del amor de su vida.

Compártelo con
Compártelo con
02/01/17
La tragedia de amor dentro del Hospital Arzobispo Loayza y que terminó con una ‘enfermera sin cabeza’ / Fuente: Difusión / Diario Correo

Una historia de amor que terminó en tragedia. En el Hospital Arzobispo Loayza una leyenda se escucha por los pasillos y muchos afirman que la protagonista aún está entre nosotros. Hoy te contaremos sobre la “enfermera sin cabeza”, una popular historia que cientos de pacientes han dado fe. ¿Crees en los fantasmas? ¿Acaso ningún alma pena en el famoso hospital? ¿Qué se esconde en el famoso nosocomio peruano?

MIRA ESTO: ¿CÓMO LUCÍA LA “MUJER GATO” ANTES DE SUS MÁS DE 30 CIRUGÍAS? (FOTOS)

Esta historia empieza en los años 50 o 60, cuando una enferma y un joven médico estaban a punto de casarse. Ambos trabajaban en el hospital y cuando la fecha de la boda estuvo cerca, el médico tuvo que viajar a provincia para invitar a sus familiares. Con un dolor en el pecho, la enfermera dejó partir a su prometido con la esperanza de volverlo a ver.

Lamentablemente durante el viaje, el joven perdió la vida y cuando la enfermera se enteró, quedó en shock. La depresión la invadió y pasaron muchos días para que regresara a trabajar al hospital. Cuando por fin pudo retornar a su centro de trabajo, cada pasillo le recordaba a su amor.

TIENES QUE VER ESTO: SU ESPOSO LE PRENDIÓ FUEGO PARA MATARLA, 7 AÑOS DESPUÉS ELLA SE OPERA Y LUCE ASÍ

Una tarde, cuando la tristeza la invadía por completo, decidió quitarse la vida y se arrojó a una zona que estaba en construcción, cayendo sobre fierros punzocortantes, lo que la decapitó. Dicen que fue una de las escenas más escalofriantes del hospital, la mujer envuelta en su propio charco de sangre.

En la actualidad, muchos pacientes cuentan que su cuerpo sale a caminar por los pasillos del hospital y viste un uniforme antiguo. ¿Crees que el alma de la enfermera aún siga ahí?

FUENTE: Diario Correo