¿Es bueno usar el teléfono móvil durante el embarazo? Estudio científico lo aclara

Un grupo de investigadores analizaron los posibles efectos que podría ocasionar el uso de los teléfonos móvil durante el embarazo.

Compártelo con
Compártelo con
Las conclusiones sobre este estudio son contundentes.

Durante el embarazo, los médicos recomiendan tener muchos cuidados con respecto a la alimentación y a las diferentes actividades que se hace a diario. La expectativa de tener a un nuevo miembro de la familia crece con el pasar de los meses; sin embargo, ha surgido la pregunta si es que utilizar muy seguido el teléfono móvil afecta al bebé, expertos publicaron la respuesta.

NO TE LO PUEDES PERDER: ¿NO PUEDES VIVIR SIN TU CELULAR? PODRÍAS SUFRIR DE NOMOFOBIA

Los  investigadores del Instituto de Salud Pública de Noruega analizaron los posibles efectos sobre el desarrollo neurológico del feto del uso de telefonía móvil. Los resultados de este estudio se publicaron en la revista BMC Public Health y en ella se dice que el uso del móvil no provoca ningún efecto negativo.

“El estudio concluyó que la exposición al uso de teléfonos móviles durante el embarazo no perjudica al futuro desarrollo cognitivo del niño”, dijeron los expertos que basaron sus conclusiones en el análisis de una base de datos de población denominada "MoBa", que recopila información sanitaria sobre 45.389 madres y sus hijos.

El grupo de expertos noruego sugiere que la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia asociados al uso de teléfonos móviles durante el embarazo no perjudica al futuro desarrollo cognitivo del niño, además sostuvieron que la preocupación por los posibles efectos de esos campos en el feto proviene de "estudios experimentales en animales con resultados poco concluyentes".

TAMBIÉN TE LO PUEDES PERDER: CONSEJOS PARA QUE LA BATERÍA DE TU TELÉFONO MÓVIL DURE EL MÁXIMO TIEMPO POSIBLE

La base de datos que sirvió como referencia a los científicos incluye información sobre los hábitos de las madres, así como informes médicos de los niños, cuyo desarrollo neurológico se evaluó a los tres y cinco años de edad.

Fuente: Infobae