Era líder religioso y convenció a su hija que era Dios, ella reveló su oscuro secreto

Este hombre era un líder religioso y era muy respetado por la sociedad, sin embargo, años después, su hija reveló su terrible secreto

Compártelo con
Compártelo con
Él guardaba un terrible secreto

Katy Morgan-Davis creía todo lo que su padre le decía. Durante 3 décadas estuvo secuestrada por él, quien era líder de un poderoso culto religioso y que, además, la convenció de que él era Dios. Actualmente tiene 33 años y salió a contar su verdad. En su niñez Katy nunca vio a otro niño. La obligaba a usar ropa unisex y no tenía permiso para tener juguetes. Su padre también había prohibido que la tocaran por lo que nadie podía acariciarla o abrazarla. Nunca fue al doctor ni al dentista y en esa época su padre la había convencido de que su nombre real era Prem Maopinduzi que significa “Revolución de amor”.

NO TE LO PUEDES PERDER: HALLARON 70 LIBROS DE METAL EN JORDANIA QUE CAMBIARÍAN LO QUE NOS ENSEÑARON DE LA BIBLIA

Como no tenía con quien hablar, ella asegura que lo hacía con las ratas y llaves de agua. Recién en el 2013, Katty pudo escapar de ese culto donde también vivían en su mayoría mujeres que eran abusadas física y mentalmente por su padre, él las había convencido a todas de que una máquina llamada Jackie provocaba desastres naturales cada vez que ellas desobedecían alguna de sus órdenes. Por suerte para su hija tenía reservado algo distinto y la había convencido de que juntos deberían reinar en el mundo. Sin embargo, todo tiene su final, y ella pudo escapar gracias a uno de los seguidores del culto que logró ingresar un teléfono a la residencia. Eso les permitió llamar a una línea anti-esclavitud y denunciar el hecho.

Él abusaba de estas mujeres que lo consideraban un Dios

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: IMAGEN DE VIRGEN DE GUADALUPE LLORA Y FIELES DE TODO MÉXICO LLEGAN PARA IMPLORARLE PAZ

Solo al lograr escapar comprendió quién era su padre, cuál era su nombre y qué era lo que hacía. El hombre con el que había convivido durante todo ese tiempo se llamaba Aravindan Balakrishnan, también conocido como Cofrade Bala, y era el peligroso y violento líder de una secta. El hombre fue juzgado y encarcelado y debe cumplir una condena de 23 años, pero eso no ha logrado borrar todas las secuelas con las que la mujer ha quedado. Desde pequeña le tocó escuchar las amenazas de su padre hacia las mujeres y relató cómo lo veía obligarlas a realizar actos sexuales al mismo tiempo que les advertía que si alguna vez dejaban la casa morirían.

Pese a todo, ella no siente rencor por su padre

Sin embargo, ella no le guarda rencor a su padre. “Solía odiarlo pero sentía que no tenía poder alguno. La vida es muy corta no hay tiempo para odiar o para estar enojados. Me gustaría reconciliarme con él en el futuro, si es que él así lo quiere”.

Fuente: Daily Mail