Hija de pastor evangélico reveló el millonario sueldo que reciben los líderes religiosos

Compártelo con
Compártelo con
Hija de pastor evangélico denuncia el millonario sueldo de los líderes religiosos

Siempre ha habido una controversia mundial sobre el factor económico en las iglesias y las religiones. Sin embargo, Hannia Gastelum, hija de un pastor de la Iglesia Obra de Orange en California, decidió revelar cuánto dinero se manejan  en las iglesias evangélicas y su forma de distribución de las ofrendas.

MIRA ESTO: QUISO DEMOSTRAR EL ‘PODER DE DIOS’ Y TERMINÓ ASESINANDO A UNA PERSONA

En un video de Youtube, ella cuenta que recolectó ofrendas en una de las iglesias de “Ministerios Llamada Final” (Iglesia Obra de Orange) casi 15 años y esto le fue suficiente para dar su testimonio. Hannia asegura que se reúnen alrededor de 20 mil dólares por semana, sin contar otros ingresos como los cobros por cursos, retiros, venta de música de alabanza, etc. De este dinero, solo 12 mil son reportados al fisco. La cifra revela las grandes cantidades de dinero que se manejan en estos tipos de iglesias. Pero eso no era todo, había más.

ESTO TE VA A INTERESAR: ¿POR QUÉ STEPHEN HAWKING NO CREE EN DIOS? ESTA ES SU CONTUNDENTE RAZÓN

Hannia sigue explicando que el pastor tiene un sueldo de casi 5 mil dólares mensuales más otros 9 mil en efectivo, con el que, según afirma la mujer, usan para adquirir bienes personales. Gatelum añade que con todo ese dinero nunca se hace ayuda comunitaria, no se visitan cárceles ni hospitales.

VE ESTO: ELLA ES LA CHICA QUE DESCUBRIÓ QUE TIENE SEIS GEMELAS Y DOS SON FAMOSAS

Hannia, además, habla sobre los ´apóstoles´ y los denomina como personas que se autoproclamaron así ellos mismos. Ella pone de ejemplo a Otto Azurdia, un guatemalteco que llegó a Estados Unidos después de haber tenido varios problemas en su país y haber dividido su ministerio anterior en Guatemala. Hannia Gastelum afirma que muchas personas involucradas dentro en esta iglesia se ven beneficiadas y la ven como un negocio personal. Por supuesto, que no todas las iglesias son ni deben ser así, pero este es el testimonio de una mujer valiente que decidió contar la verdad, tal y como ella lo había vivido.

Fuente: El Ciudadano