Enamoró a un hombre y luego lo secuestró, tres años después la justicia da esta sentencia

Compártelo con
Compártelo con
Planeó el secuestro de su amante y la justicia la sentencia a 47 años de prisión

Esta historia comenzaría como un cuento de hadas pero terminaría como una película de terror. Esmeralda Arellano García puso sus ojos en un hombre, de quien precisamente no la atrajo su personalidad o su físico, sino otros intereses. Era el 30 de septiembre del 2013 y la víctima salía de su trabajo cuando recibió un mensaje de texto a su celular de su pareja, Esmeralda Arellano, en el que decía que lo iba a llevar a ver una casa en la que posiblemente vivirían juntos. Cuando llegaron a la casa, fueron abordados por varios sujetos que amarraron al hombre y vendaron los ojos. Los captores obtuvieron una fuerte suma de dinero de los familiares de la víctima, luego lo asesinaron.

Enamoró y después asesinó a su pareja

Enamoró a un hombre y luego lo secuestró, tres años después la justicia da esta sentencia

NO TE LO PUEDES PERDER: FUE QUEMADA POR NO ACEPTAR UNA CITA, 5 AÑOS DESPUÉS LE RESPONDE CON ESTA SESIÓN

Arellano García fue capturada y acusada de planear y participar en el secuestro de su pareja. Existen pruebas documentales y testimoniales que sustentan estas acusaciones contra ella, y este jueves 1 de septiembre se le ratificó la sentencia de 47 años y seis meses de prisión, por su responsabilidad en los delitos de secuestro y homicidio. Según el expediente de Esmeralda era una integrante más del grupo de delincuentes, incluso se tiene evidencia que tras el secuestro abordó el automóvil de su pareja y lo abandonó luego.

Se ratificó su sentencia de 47 años en prisión

Enamoró a un hombre y luego lo secuestró, tres años después la justicia da esta sentencia

TAMBIÉN TE INTERESARÁ: ELLA SE QUEMÓ VIVA PARA EVITAR QUE MILITARES DEL ESTADO ISLÁMICO LA VUELVAN A VIOLAR

Una historia que parece sacada de una película y que hace 3 años estremeció México, hoy tiene justicia para los familiares de la víctima que la clamaban y exigían. Esta sentencia no calmará su gran dolor, pero sí sabrán que por lo menos los culpables de la muerte de su familiar no vivirán tranquilos.

Fuente: Azteca